jueves, agosto 02, 2007

Producción de niños

Quizás ahora que ha sido aprobada la Comisión Internacional Contra la Impunidad de Guatemala, CICIG, logremos también cerrar la industria de producción de niños para adoptar. Tal industria ha sido alentada por grupos delincuenciales que se dedican a esimular la producción entre mujeres muy pobres, que ganan hasta mil dólares por embarazarse y parir una criatura que entregan a los coyotes de niños, que inmediatamente los llevan a las casas cuna clandestinas.

Los coyotes pueden ganar entre tres mil y cinco mil dólares por niño, según el aspecto de cada criatura que sacan al mercado. Ganan más por los más blanquitos o los de facciones más occidentales. Pero todos se venden. No queda uno solo.

Comienza entonces la labor de ciertos abogados que cobran a los clientes --los futuros padres del niño-- sumas que pueden llegar a los 25,000 dólares por niño. Hay un hotel capitalino en el que al nada más entrar se ve a docenas de parejas rubias con infantes morenos. Otro ha sido construido al lado de la embajada de EEUU para que los adoptantes lo tengan más cómodo.

De vez en cuando, porque no se ha pagado 'el impuesto' que cobra la policía, se 'descubre' una casa cuna clandestina. Jamás ha caído uno solo de los abogados que se han enriquecido a costa de vender carne fresca de niño.

2 comentarios:

Goathemala dijo...

Este tema me toca Ana. Alguna vez lo hemos considerado pero descartado por la podredumbre que es adoptar en Guatemala.

Espero que la cosa mejore y que se meta orden en un asunto tan importante y delicado. La misma Rumania que suele ser ejemplo para pocas cosas suspendió sus adopciones internacionales al detectar en ellas redes organizadas de criminales.

--
Saludos.

Anónimo dijo...

Es una desgracia total protegida por los diputados, quienes tienen grandes comisiones en este asunto y tratan de seguir con el mismo sistema.

Cada palabra de lo que usted menciona es muy cierta y conocida.

Muchos niños mueren en estas casas cunas ya que los "abogados-diputados" no proveen los recursos para la medicina y alimentacion adecuada y porque no verifican personalmente donde dejar a cuidar la "mercancia".

Enterarse personalmente de estos casos duele realmente y para siempre.