viernes, julio 06, 2007

Honorables diputados

Los diputados no aprueban ni a tiros la ley que le daría vida a la Comisión Internacional contra la impunidad en Guatemala (Cicig), la instancia que fue acordada entre el gobierno de Guatemala y las Naciones Unidas hace ya rato. Supongo que ellos serían las primeras víctimas.

En cambio corrieron el miércoles pasado para aprobar la reforma a las leyes de inversión extranjera a instancias del wannabe Mariano Rayo, el perrito rabioso de la oligarquìa nacional, quien era un ciudadano de a pie antes de entrar en política, pero que ahora debe valer lo suficiente. Fue el principal motor, en el congreso, para la aprobaciòn del TLC.

El miércoles, Rayo soltó una de las mejores perlas que ha vomitado en su vida: 'El capital no tiene patria. Entonces, que se mueva'

1 comentario:

Hans Thiel dijo...

No se quejen, periodistas, porque su silencio es cómplice de las indignidades que se ven en el Congreso. Si quieren rectificar, todavía es tiemipo. ¿A quién no le gustaría contarles las costillas a los diputados? En el 2005, 2 diputadas presentaron la iniciativa de ley 3328 que haría obligatoria la publicación en Internet de las actividades legislativas, financieras y administrativas de los diputados. Se invitó a todos los medios a la presentación de dicha iniciativa, para contar con el acompañamiento ciudadano en su trámite. Ninguno llegó, por lo que queda impune el engavetamiento de esta iniciativa, que espera dictamen desde hace bastante más de los 90 días que dice la Ley Orgánica del Congreso. Una cobertura seria de este asunto daría por lo menos una condena moral a los diputados responsables de no darle el debido trámite.