jueves, mayo 31, 2007

No tiene nombre

Folole Muliaga, que vivía en Auckland, Nueva Zelanda, falleció dos horas después de que la compañía Mercury Energy cortara la electricidad en su casa. La señora Muliaga padecía de una enfermedad que la obligaba a usar un respirador eléctrico, y cuando los trabajadores de la compañía se presentaron en su domicilio para cortar la energía, la familia se los hizo saber.

A pesar de esa advertencia, se cortó el servicio. El director de la compañía se ha negado a decir cuánto se debía en esa casa, para que no se sepa el precio de la muerte a manos de la compañía que dirige. Le presentó sus condolencias a la familia y ordenó restablecer el servicio. No se sabe quién le va a restablecer la vida a Folole.

Aquí podría suceder lo mismo, porque las compañías que producen y distribuyen la energía eléctrica son de la misma calaña que la compañía neozelandesa. En general, así son las corporaciones.

3 comentarios:

charakotel dijo...

Lo peor, señora Rodas, en el caso de Unión Fenosa en Guatemala, es que delega la realización del trabajo sucio (cortes de suministros por impago, cobros, reconexiones, reparaciones, etc) a empresas subcontratadas muchas veces constituídas a la carrera por mandos medios y con gente que no posee ni el adiestramiento, ni el equipo adecuado por no mencionar los salarios.
La empresa transnacional tiene como única labor, el recaudar los pagos mensuales de los clientes obligados para acrecentar y concentrar su capital. Que sean las medianas y pequeñas empresas subcontratadas las que lidien con los siempre enojados -y con razón- clientes y con las responsabilidades laborales de los empleados mal remunerados y mal equipados.
Hay tanto que contar al respecto...

Abrazos.

d

Ana dijo...

Lo sé, lo sé. Hay muchas cosas por hacer en Guatemala. Restituirle a los chapines sus compañías de teléfono, de electricidad, etcétera.

Infortunadamente, alguien como Chávez nos queda lejos.

The Black Wizard dijo...

y eso es nueva zelanda... imaginate como debe de ser las historias diarias en Guatemala en comunidades rurales en las que la gente no posee servicios basicos o derechos basicos, tales como agua y energia electrica. Alguna vez conoci del caso de una persona que por falta del pisto para comprar el tanque de oxigeno fallecio... que lamentable la situación. Saludos desde la prensanegragt .... esperamos tu pronta visita