miércoles, abril 18, 2007

A punto de ser estafados

No hay duda: los maestros en este país están mal pagados. Desde los que imparten las primeras clases a los pequeños de cuatro y cinco años hasta aquellos que, en las aulas universitarias, se encargan de la formación de los diversos profesionales.

La raquítica, insuficiente, irrisoria paga de los catedráticos ilustra mucho sobre la idea que priva en el país acerca de la educación, la cenicienta de este cuento tropical donde la listura y la sinvergüenzada se aprecian más que una formación sólida.

Pero la intenciòn de rapiña de los dirigentes magisteriales es inaudita. Treinta y cinco millones, dice Joviel Acevedo, para pagarle a los abogados que defienden la causa de los maestros. ¿Cuánto de estos millones quedaría --si los maestros accedieran a los malabarismos de Acevedo & Cía-- en las manos de esa propia dirigencia?

Haroldo Shetemul nos habla hoy de ese tema en su columna de Prensa Libre.

3 comentarios:

charakotel dijo...

A mí no deja de provocarme suspicacia la manera en que los medios escritos están atacando a Joviel Acevedo y al sindicalismo en general. Siglo xxi ya le dio una sola desollada al vástago de este. Nery Barrios está preso, Pedro Zamora muerto...
Si bien el sindicalismo guatemalteco no se caracteriza por ser precisamente democrático, el gremio magisterial es uno de los pocos que tiene poder de convocatoria realmente significativo dentro de la clase trabajadora constituyéndose en una fuerza política genuinamente popular y representativa
Dada la tendencia fascistoide del actual gobierno -y su proximidad con muchos de los accionistas de los medios- hay que ser cuidadosos con las fintas y los discursos calcados desde algún centro de poder.

Saludos.

Anónimo dijo...

Ultimadamente, la prioridad debería de ser los alumnos, hacer lo que sea necesario para que tengan más y mejores herramientas para enfrentar un mundo cada vez más competitivo. Lo cierto es que tanto para el gobierno como para la dirigencia sindical, los estudiantes no tienen mayor importancia, son un medio y no un fin. El gobierno necesita hacer “obras” que rindan resultados a corto plazo para ganar votos, la educación si se planeara pensando en el futuro, daría resultados dos o tres gobiernos después del que puso la primera piedra, es decir, resultados muy tardíos para ganar réditos políticos. Ahora, el sindicato busca solo su beneficio económico, nada más. No dudo que hay buenos maestros, pero seguro que no están en el sindicato!!!! Mucho menos (adjetivo autocensurado) el sr. Acevedo, quien a pesar de ser “maestro”, cobra pero no imparte clases………… un trabajo así quiero yo, que me paguen por no trabajar y dedicarme entonces a estudiar las aves migratorias o algo por el estilo….. Cuero más grueso el de esa gente de pedir comisariato (¿Por qué no entonces pedir un comisariato para los blogeros y sus lectores?) carros, gasolina y no se que otras cosas……..si don chon.
Los alumnos están entre Pilatos y Herodes……….. una manifestación de alumnos exigiendo responsabilidad y cumplimiento a los maestros es lo que necesitamos……… Triste!!!!

LuisFP
18.04.07

Mónica Lima Quinto M.A. dijo...

Y con toda razón Ana, se trasluce que allí puede haber "mano de mono" con ese dinero que va a ser invertido en pagarle a los abogados, ojalá me equivoque.
Actualmente me encuentro en una comisión del MINEDUC, realizando unos estándares que refuercen las competencias de Idioma Español, cuando llegamos a literatura, escuché un comentario que sus libros, los de Ana María Rodas, son obligatorios en algunas instituciones (que satisfacción para usted)