martes, abril 03, 2007

Lentitud de los días

Martes santo. El colapso total de las noticias. Los diarios están llenos de consejos a quienes viajan, historias sobre los policías que cuidan las rutas. En Prensa Libre, un poco tardíamente porque ya no hay tiempo para prepararse, aparecen las instrucciones para hacer alfombras de aserrín, y nos cuentan que en épocas precolombinas los indios de estas tierras hacían alfombras de flores por donde pasarían los altos jefes.

Entonces el gusto por cortar flores y ponerlas sobre agujas de pino me viene por el lado de mi abuela india, la sololateca que luego se fue a vivir a Chichicastenango donde nacieron mi padre y sus hermanos. Va bene.

De pronto aparece el pelo en la sopa. Un discípulo aventajado de la Marro anuncia la aparición de Forbes con su lista de los más ricos y aplaude contentísimo. Afirma que, a más ricos, menos pobres. Perogrullo lo ha visitado esta mañana. Lo trágico es que quien escribe no aparecerá jamás en la Forbes, pero no le importa. Lo trascendente es la ideología.

La situación se salva porque los retornados de Bolivia han traído acerolas y dos clases de maní que aquí no se han cultivado antes. Los seres humanos y nuestros antiquísimos deseos de llevar plantas de un lado a otro. En mi jardín hay muestras fehacientes de mi paso por algunos países de Centro y Sur América que en estos días de pascua se esponjan y florecen a todo trapo.

5 comentarios:

Goathemala dijo...

También soy un porteador de semillas extrañas y un recopilador de piedras. Ambas cosas herencia de mi madre andaluza.

No hay jardín que toque que no transforme en un caos fértil. Cuando compre la casa en la que habitamos fue duro comprobar que por un alarde del arquitecto no tenemos balcones y las únicas plantas deben ser de interior.

Muchos saludos, espero que avance la recuperación.

Anónimo dijo...

Hola mi querida amiga. Tiene usted razon con su comentario. Habra que ver lo que producimos para manana, a ver que tal...

Le deseo un feliz descanso y ojala la recuperacion vaya muy bien.
un gran abrazo

Claudia Acuna

selenitamx dijo...

Lo que son las cosas...

En México, incluso los medios de comunicación menos críticos, -que tristemente cada vez son más-, la inclusión del Sr. Slim como número 3 en la lista del Forbes no fue un hecho para enorgullecese, sino que llamó a la reflexión, cuando menos, a la crítica cuando más (Hubo algunas excepciones, claro).
Pensar, mínimamente, lo paradójico de tal situación en un país en donde la población cada día pierde más de los beneficios sociales de los que por muchos años gozó esta sociedad años y calidad de vida por la pérdida de plazas de trabajo. Y para qué hablar del continente.

Más que sorprenderme el poder de la ideología, expresado en la ref al alumnito de la "marro", me consterna la creciente estupidez humana...

Anónimo dijo...

Sobre la columnita de Gonzáles Merlo, no se qué pensar sobre la forma en que subestiman nuestra inteligencia. Es hasta ofensivo!

lu! dijo...

Ana María, me alejé un poco de los blogs en este tiempo por lo mismo jaja el tiempo... ya casi no me queda, pero pues los leo aque no venga a comentar seguido.
Espero que esa vista siga mejor, saludos y besos de Semana Santa.

lu!