miércoles, septiembre 20, 2006

De primera necesidad

No sé de qué nos quejamos. Si las cosas estuvieran tan mal como insistimos en decir a grandes voces, no habría un diario que anunciara objetos --ah, la posesión-- en dólares. Esta mañana abro el suplemento Estilo y me doy cuenta de que mis problemas de vestuario se resolverán como por arte de magia si compro una bolsa impermeable tipo espía que apenas cuesta 2,100 dólares.

Y si agrego a la compra unas botas de piel y lana de oveja, por sólo 1,100 dólares podré salir a la calle elegantísima. No sé por qué, gustándome tanto el negro no lo había pensado antes.

6 comentarios:

Lu! dijo...

mmm, tendrán variedad de colores? es que con un par de zapatos y unas dos bolsas no me basta! Hey Ana habrá que hacer un pedido, avisame cuando si?

y sin embargo se mueren de hambre...

saluditos para ti!

jose lopez dijo...

Que lo acusen a uno de moroso pegando letretos por todo el barrio ¡no tiene precio! Para todo lo demás está MASTER-CARD.

Cesar Martinez dijo...

Hayek dice que la culpa de que hayan ricos y pobres no es de nadie, es algo "natural", su muchacho local, Ayau sale hablando pendejadas acerca del "derrame de la riqueza" en los videos que les pasan a los pobres patojos de la UFM y al final cuando se les confronta con lo que provocan sus acciones salen con que se necesitan mas libertades, menos impuestos, Estado mas pequeño, y que entonces al fin llegaremos allá (pero al más allá)

Jorge Mux dijo...

En Argentina ya nadie habla del "derrame de la riqueza"; parece que se asume resignadamente que la brecha entre ricos y pobres es insalvable; que no hay nada por hacer y que lo mejor es salvarse como pueda. Por suerte, después de la década infame de Menem y De La Rúa, muchos argentinos asumen el rol ético que el Estado había abandonado hasta casi hacer agonizar al país. Es así que hoy asistimos a pobrezas y riquezas escandalosas, pero existe cierta conciencia para amortiguar desigualdades: se está trabajando en nuevos y más serios programas educativos y para que las escuelas no sean meros "depósitos" de niños; se está trabajando para que las pequeñas y medianas empresas no sucumban ante las perversas corporaciones multinacionales o locales, que incumplen todo tipo de pago de impuestos y se dedican a aplastar cualquier retoño que pueda soñar con hacerles sombra. De todos modos, lo que ocurre aquí es incipiente y puede quedar arrasado como una hierba tierna en la tierra pantanosa de un vendaval.

Hopeazul dijo...

A mi me trataron de vender el ultimo ipod nano, que ya viene con colors, y una iMac que pues me serviria para hacer un poco mas de diseño.

Saludos azules...

Anónimo dijo...

divertidísima la anotación, felicidades