lunes, septiembre 18, 2006

O carísima o no existe

Hay que preguntarle al señor Berger si entre sus preocupaciones está, por casualidad, la salud de los guatemaltecos. Acompañada la preocupación por la decisión política de realizar inversiones efectivas para que los enfermos, que son muchos, tengan a donde acudir en caso de necesidad.

Edgar Gutiérrez cuenta hoy el calvario de algunas familias para enfrentarse a los gastos hospitalarios. La verdad, hoy por hoy no podemos enfermarnos. Una inmensa mayoría no tiene dinero para buscar tratamientos privados, y toda la población continúa sin hospitales nacionales.

Allí están los edificios, por supuesto, pero sin la serie de aparatos necesarios, sin medicinas, con los médicos y las enfermeras cruzados de brazos porque no hay nada con qué atender a los necesitados de auxilio y tratamiento.

En cuanto a los militares: qué descaro cobrarle al gobierno los costos de los tratamientos que han aplicado. Y el doctor Espada, hombre distinguido y bondadoso, no podrá pasar toda su vida pidiéndole a amigos personales que ayuden al casi muerto sistema de salud de este país.

Si el señor Berger lograre --su tiempo verbal favorito-- dejar en marcha la salud y la educación podría librarse de un cero al final de su gestión.

2 comentarios:

Solo alguien más dijo...

Hola Ana, me parece que el tema que tocas en tu post es bien complicado, podria decirte muchas cosas sobre el sistema colapsado ya de hace varios años de la red hospitalaria, pero como este, tambien esta el de educación, el cual a mi criterio las medidas para que continue su funcionamiento son buenas, pero más que criticas, como jovenes debemos buscar los canales para que no sean palabras al viento nuestra inquietudes y hagamos aportes para la solución de los mismos. slds

Ana dijo...

¡Cómo no voy a saber que nuestros problemas son complejos!

También sé cuál es la causa: que el país ha sido manejado como una finca por sus gobernantes. Algunos sanguinarios, otros solo ladrones.

Será muy bueno que los jóvenes participen en política y trabajen para que las cosas cambien. A lo mejor todavía logro ver los resultados.