jueves, julio 04, 2013

Evo Morales y otras minucias

Durante toda mi vida sentí admiración por los gobiernos democráticos de los países europeos. Excepción hecha del Tercer Reich, por supuesto. Y era muy niña cuando los aliados liberaron Europa y parte de África, sacando a inmensos territorios de las garras del indescriptible Hitler, sus adláteres y sus inmorales, infames  hechos.

Ahora, ante lo sucedido con Evo Morales, no puedo menos que pensar que  España, Francia, Italia y Portugal han pasado a convertirse en una especie de Reichskommissariat a las órdenes de, no uno, sin dos líderes de inicuas intenciones: el señor  Obama y la inefable señora Merkel.

No importa que Francia se haya echado atrás. Ya era tarde para querer salirse del grupo de chaqueteros de Estados Unidos.

Los atentados al Pentágono y a las Torres Gemelas en Washington y Nueva York, respectivamente, generaron una histeria antiterrorista que el gobierno de Estados Unidos se encargó de atizar concienzudamente. A ello vino a sumarse la llamada burbuja inmobiliaria, que no es otra cosa que el resultado terrible del capitalismo salvaje, como lo llamó Juan Pablo II, en su mejor faceta.

Sí. El empobrecimiento de europeos y norteamericanos no es más que el efecto de la adoración del vellocino de oro en aquellos territorios.  No sé de gringos que salgan de su país en busca de mejores condiciones. Pero sí está a la vista de todo el mundo que la codicia, la ambición de la señora Merkel está produciendo la salida de europeos. Los españoles buscan irse a Gran Bretaña, cuyo gobierno rehusó inteligentemente entrar a la zona del euro. De los griegos apenas puedo decir que dan verdadera lástima. A España, Grecia, Irlanda y Portugal los europeos ‘ricos’ se dieron el lujo de llamarlos pigs, que ya saben ustedes lo que significa el acrónimo.


En Europa, aquellos países ejemplares por su conciencia social están dejando sin prestaciones a los viejos, están privatizando los servicios de salud, están acabando con todo un sistema que admiré. Cuando les llegó la mala, otorgaron billones a los bancos, a los financieros, dejaron a los jóvenes sin posibilidades de trabajo, siguieron el ejemplo de EEUU. Pero es que no hay como ser los sirvientes de Estados Unidos, cuyo aniversario de independencia no puede ser celebrado más que con una gacetilla como esta.

1 comentario:

Angel dijo...

Me alegro de leerte de nuevo, Ana.
Lo del presidente de Bolivia no es más que hacer evidente que por aquí hay mucha gente que sigue mirando a Sudamérica por encima del hombro. Se disimula en las cumbres pero en el fondo nuestros gobernantes se creen por encima, algo que en dignidad no es cierto.