miércoles, septiembre 26, 2007

Vender Guatemala

Una concesión para producir energía eléctrica por 30 años le está otorgando el gobierno del señor Berger a cualquier compañía internacional, léase Unión Fenosa y Endesa de España, Isagen de Colombia, u otras de México, Brasil y Estados Unidos según dice elPeriódico de hoy.

Se anunció ayer la licitación pública para la construcción de la hidroeléctrica de Xalalá, prevista para edificarse en la confluencia de los ríos Chixoy y Copón, en los límites entre Quiché y Alta Verapaz. Se espera que genere 180 megavatios.

En los términos de la licitación se dice que, ‘bajo la modalidad de Construcción, Operación y Transferencia’, la compañía ganadora de la licitación construirá la tal hidroeléctrica –-una inversiòn de entre 350 y 400 millones de dólares, que no está fuera de este mundo-- la explotará durante 30 años y luego, sin costo alguno, pasará a propiedad del Estado. Los dueños del país se han asegurado de contar con su tajada, porque se indica que un 20% del costo de construcción debe ser aportado por inversionistas nacionales.

Una vez más, qué envidia siento por los ticos. En Costa Rica hay un instituto de energía que vela por los intereses nacionales, no por los de las compañías extranjeras. Estoy segura de que ninguna institución internacional le negaría a este país el apoyo financiero para sacar adelante una buena parte del proyecto de las siete hidroeléctricas que, con ayuda del gobierno alemán, se realizó en los años 70, del cual forma parte Xalalá.

El Instituto Nacional de Electrificación dijo también ayer que cada año el país necesita 150 megavatios. Lo que quiere decir que cuando la hidroeléctrica termine de construirse –-cosa que no sucederá en un año-- esos 180 megavatios que producirá ya solo serán un paliativo para la demanda real de energía. Pero una compañía extranjera y un selecto grupo de guatemaltecos se llenarán los bolsillos durante 30 años con seguridad absoluta.

El cabildeo ante los candidatos a la presidencia ya habrá comenzado, con las consabidas ofertas de los porcentajes que conocemos hasta la saciedad.

3 comentarios:

Marvin dijo...

Mis respetos.

Excelente comentario, pero triste realidad para nuestro pais.

Patricia Cortez dijo...

lo más triste es recordar que, aunque chixoy es una maravilla, la expropiación de terrenos se hizo también con masacres.
la cantidad de terreno a inundar y el cuidado a la población desplazada no entra dentro de los costos (daños colaterales)
la mayoría de las proyectadas hidroelectricas incluian tierras comunales.
mano dura? electricidad segura

Pepe dijo...

De casualidad el ICE, que no solo maneja la electricidad en Costa Rica, sino también las telecomunicaciones (no termino de entender porqué es así), es el mismo responsable de que los ticos tengan que esperar "meses" para saber si les aprueban una línea telefónica fija, que el costo de los celulares y de las llamadas, sean de los mas altos de la región, además de tener uno de los porcentajes mas bajos en latinoamérica, de penetración de internet en Costa Rica.

Sin mencionar que tienen el monopolio de estos servicios y como buen monopolio no deja que nadie entre a competir, bajo la bandera de "cuidar el patrimonio nacional".

Es el equivalante a nuestro Guatel de hace varios años. No hay nadie que pueda negar el avance gigantesco que ha tenido Guatemala después de la liberación de estos servicios. La verdad no envidio a los ticos en este tema, al contrario los compadezco por el gran atraso en que los tienen.

Por otro lado, no veo nada malo en que si alguien va a invertir y arriesgar dinero, no deba obtener una utilidad económica por eso. Por algo es un negocio y los negocios son para ganar dinero, no son obras de caridad.

Lo que falta es una verdadera competencia tanto en la generación como en la distribución de la energía eléctrica. Así como podemos elegir nuestro proveedor de telefonía, o nuestro proveedor de internet o de televisión por cable, igual deberíamos poder elegir nuestro proveedor de energía eléctrica.

De nada sirve que EEGSA sirva a una región, DEORSA a otra, DEOCSA a otra, esta nueva empresa a otra, necesitamos que haya competencia para poder elegir proveedor, lo cual entre otras cosas redundará en mejor servicio, menor costo para el usuario final y otros valores agregados que las empresas ideen para retener a sus clientes.

Saludos.