miércoles, agosto 01, 2007

¡Pasó la CICIG!


El congreso ha aprobado en este día la ley que faculta el funcionamiento de la CICIG en Guatemala. Esta aprobación, que se estimó como de urgencia nacional, no solo nos pone en el camino de bajar paulatinamente la violencia en el país.

También significa el principio del fin del inmencionable, que apareció en los noticieros de televisión tartamudeando, necesitado de apuntadores para terminar sus frases, desarticulado.

El día del terremoto del 76, mi diario sólo dice: 'hoy viví mi primer terremoto'. Por las mismas contundentes razones no puedo escribir más sobre un asunto que puede cambiar el rumbo del país. Triunfó Stein, triunfó la sociedad civil, después de todo.

1 comentario:

Renata dijo...

Naïf. No, doña Ana. Independientemente de otras razones, mis comentarios no eran contrarios a la CICIG en sí, sino a ese mamarracho de modelo. Ya va a ver como interponen inconstitucionalidad general en contra de la misma. Va a pasar como con lo de Sipacapa, tristemente. Como Abogada le digo,ese proyecto tan mal hecho lejos está de funcionar, así que lo veo como un "momento de triunfo político" pero solo eso... Por mediocres.