jueves, agosto 09, 2007

El Volcán de Fuego, anoche


En realidad, el Volcán de Fuego se veía así anoche. La otra foto, publicada en el post anterior pertenece a la bucólica visión de una de las erupciones de este año, y fue tomada al atardecer.

Hay quienes se alegran ante las erupciones de nuestros volcanes, pensando que así se están exorcizando los grandes terremotos. Pero aunque emparentados porque son expresiones del fuego terráqueo, los volcanes generalmente son niños de teta al lado de los movimientos de las placas tectónicas.

6 comentarios:

guisho dijo...

Desde pequeño los volcanes me hipnotizan. Independientemente de lo peligrosos que puedan ser, son realmente hermosos. Anoche estuve viendo la errupción del Fuego con un pequeño telescopio, y es asombroso ver lo que la Naturaleza hace. Es tan bello e imponente a la vez.

Saludos,

Luis H.

Pirata Cojo dijo...

¡Qué buena cámara!, desde mi vecindario sólo se ve el de Agua.

Los extranjeros dicen que los guatemaltecos vivimos enamorados de los volcanes, yo por lo menos, sí.

Goathemala dijo...

Me cautiva y emboba....

Ana dijo...

Ya quisiera vivir en Antigua, Pirata, pero no. En Guate. Y las fotos no son mías, son --perdón-- pirateadas.

Y es cierto, vivimos embobados con los volcanes en erupciòn. Al menos los que amamos la naturaleza y vivimos en paz con ella.

charakotel dijo...

Como extraño "mis" volcanes dormidos. Snif!

brtitus dijo...

Mis hija y mis hijos han nacido en el extranjero. Tuvieron que regresar conmigo a subir el volcan de Pacaya y observar espectaculos como este, para poder entender mi eterna nostalgia por un pun~ado de volcanes recortando el horizonte de un pais tan brutal como como la temperatura de su lava. Gracias querida amiga...