martes, mayo 01, 2007

Latigazos para los adúlteros

Los detractores de Evo Morales han dicho que, si se introduce en la nueva Constitución de Bolivia el término 'pluralismo jurídico' es probable que en un futuro cercano a los adúlteros los lleven a la plaza del pueblo y les den latigazos a la vista pública para castigar sus desvíos, por ejemplo.

La intención es acudir a los principios de la justicia comunitaria de los pueblos indígenas en igualdad de condiciones respecto de la justicia occidental. La justicia comunitaria tiene a su favor la rapidez de las sentencias, la gratuidad y la posibilidad de participación a las comunidades campesinas que existen en el país, en zonas donde el Estado ha sido un ausente siempre. Allí, los mallkus --los principales-- con sus ponchos y sus chicotes, hacen respetar la ley acompañados de la policía sindical y los amautas o sabios aymaras.

El desprestigio de los tribunales, los astronómicos honorarios que a veces cobran los abogados y la eternidad con que se demoran los fallos muestran el fracaso del orden jurídico occidental, afirman los funcionarios de justicia bolivianos. Y agregan que esas son las razones de los actos espontáneos de linchamiento.

'He vivido en mi niñez y adolescencia en la justicia comunitaria. Cuando se resuelve un problema no se cobra nada', comentó recientemente el presidente Morales pensando sin duda en las facturas que suelen pasar los abogados.

La mesa para el debate ya ha sido puesta.

3 comentarios:

Miguel Arriaga dijo...

Este tema es como la justicia Maya en nuestro país, los pueblos indigenas creen que porque se respeta su cultura, les da derecho a pasar por encima de las leyes para juzgar y castigar a los delincuentes como ellos quieran, si existen leyes se deben aplicar parejo, no es que defienda a los delincuentes, pero las leyes se hicieron para todos.

Ahora en caso como el de Evo es diferente porque el es quien quiere fomentar el uso de esta justicia, cosa que veo sumamente mal, porque es como retroceder y darle la facultad al pueblo para tomar justicia por su propia mano.

Lo cual se puede volver una anarquía si todos se ponen a querer impartir justicia.

Saludos.

Cesar Martinez dijo...

Creo que lo privado no debe trascender hacia lo público.

Mónica Lima Quinto M.A. dijo...

¿Le gusta más este segmento que el de Crónicas?

Con admiración