domingo, mayo 06, 2007

Dejar los medicamentos

Porque en las últimas semanas he estado bajando mi dosis de paroxetina --acarreo como muchos en mi familia, un desorden generalizado de angustia-- con efectos más o menos dramáticos, como el ataque de angustia que ayer tarde me dejó fuera de combate durante una hora, porque algunos de mis lectores podrían algún día estar en esas circunstancias, o, y esto debería haber ido en primera línea, porque se trata de un relato muy bien escrito, les recomiento leer lo que Bruce Stuz publicó en el New York Times en este día.

Es la historia de por qué Bruce comenzó a tomar un antidepresivo, y cómo dejó de tomarlo, con toda una serie de detalles en el medio que hay que leer. Se los juro.

5 comentarios:

Mónica Lima Quinto M.A. dijo...

La paroxetina está indicada en los casos de depresión mayor, pero también en los casos de TOC (trastorno obsesivo compulsivo), si usted se encuentra en control con un psiquiatra, lo que es bastante probable, creo que ya le habrá dicho que este tipo de medicamentos es de manejo delicado, tiene cierto tiempo de acción, luego para suprimirlo, debe hacerlo paulatinamente, viendo su reacción ante la dosis recomendada, la cual, como no fue del todo buena, le sugiero que consulte nuevamente al profesional.
Espero que siga mucho mejor, cuidese, para beneficio de quienes la admiramos y gozamos de su lectura.

Anónimo dijo...

Wow, eso si que es revelador!!! Explica mucho!!! Nunca había escuchado el nombre de esa medicina, pero hay que ponerle el ojo.
Pero bueno, que pena que pase por esas experiencias nada envidiables.
Yo personalmente recomiendo salir a correr. Ayuda para eliminar el estrés, las frustraciones, los rencores, elimina la negatividad acumulada, liberara la tensión del trafico tan detestable que sufrimos y cualquier encabronamiento generalizado. A parte que sirve para controlar el peso y tener un mejor sistema cardiovascular que ayuda a suplir con más y mejor sangre al cerebro y así tener pensamientos más claros.

Ojala haga el tiempo y haga el intento.

LUISFP
06.05.07

Ana dijo...

@Mónica, muchas gracias. Justamente vengo reduciendo la dosis desde hace suficientes semanas, pero el retorno de los síntomas es uno de los pasos por los que hay que pasar.

@Luis: En algún momento troté de ida y vuelta la Avenida de las Américas. Ahora camino. Y cuando puedo, nado diariamente. Hace como un año que no nado.

El desorden, familiar, tiene un componente genético; no tiene mucho que ver con esa lista de cosas negativas que usted anota sino con alguna incapacidad de hacer el 'reuptake' de la serotonina.

Mónica Lima Quinto M.A. dijo...

Parece que está muy familiarizada con la etiología de la enfermedad; cuando se pasa por una situación difícil lo esperable es que se comienza a investigar; las recaidas no son "normales", por ello el profesional se encarga de modificar las dosis para que sean óptimas.
El compañero no deja de tener razón, el deporte, ayuda mucho a la secreción de endorfinas, lo que le puede brindar bienestar antes de que sus niveles de serotonina se encuentren estables. Insisto, cuidese mucho.

Ana dijo...

Querida Mónica, en mi próxima vida podría ser médica. Cuando termine un trabajo que estoy haciendo le voy a enviar un poema que escribí en el año ochenta. Un abrazo