lunes, abril 09, 2007

Que me apresen en Irán

Se resolvió la crisis de los militares ingleses detenidos en Irán --nunca se sabrá en qué aguas andaban-- con un saldo positivo para algunos de ellos, que han vendido las historias de su paso por las celdas a muy buen precio. La que ha obtenido una mejor paga es la marinera Faye Turney, quien cobró el equivalente de 150,000 euros por narrar su odisea a un tabloide y una televisora.

Faye, muy criticada por los conservadores de su país por dejar a su niña de tres años e irse a conocer mundo en un barco de la marina inglesa, debe estar más contenta que unas pascuas.

Los tabloides de Guatemala no pagan nada por las historias de nadie. Es una barbaridad.

1 comentario:

jcab dijo...

Lo mismo le pasó aquí en España a la patoja que metieron en la cárcel en Cancún injustamente, cuando volvió a su país salió con poca ropa en una revista y terminó de comprarse así su apartamento.