jueves, abril 12, 2007

País de salvajes

El noticiero de televisión lo pasaba, e incrédula asistí a la tortura que una multitud de Santa Cruz del Quiché les infligió a dos supuestos ladrones que fueron atrapados por varios hombres. Cuando comencé a ver el espectáculo bestial los acusados iban semidesnudos por las calles, seguidos por el gentío. Llegaron a la concha acústica del parque central de aquella población y allí, los detenidos fueron puestos de rodillas, para recibir el castigo decretado por los dirigentes de la masa. Que los había.

Acto seguido quienes quisieron --y bien cubiertos con improvisadas capuchas, a la usanza de la policía en los últimos tiempos-- avanzaron sobre los prisioneros y los azotaron con saña. Los torturados quedaron en cueros y sobre sus cuerpos comenzaron a formarse los cardenales, luego brotó la sangre y los honorables vecinos de Santa Cruz del Quiché se notaban satisfechos.

Los linchamientos son sin duda alguna la consecuencia de la falta de ley. Que significa falta de gobierno. Ese gobierno que solamente dicta para unos cuantos, la crema de la crema, sus compañeros de banca, los Halliburton locales a quienes les acuerda las telefónicas, las compañías generadoras de electricidad, la construcción de todo lo construible y la explotación de todo lo explotable. Faltaba más.

¿Estado fallido? Ese concepto, para describir a Guatemala, no alcanza.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Cabalmente hace unos días llegue yo a la misma conclusión. Guatemala es un país de salvajes!!!! Que pena, pero a pesar que soy tan optimista, yo creo que las evidencias demuestran que nunca saldremos del subdesarrollo (en todo sentido de la palabra y no solo por lo económico). Yo soy más peatón que automovilista y me impresiona el cero respeto por el que camina por la calle y tiene que cuidarse de que no lo aplasten. Trabajo en la zona 1 y cualquier esquina es un buen sustituto del baño (a pesar que en cada cuadra hay un MCdonalds, Pizza N, restaurante J para entrar y usar esas instalaciones) …. Supongo que para algunos es más cómodo usar lo “natural”. Bueno, a parte de eso la tirada de basura en cualquier lugar, el cero respeto por la ley, las autoridades, la propiedad, escaso civismo y un largo etc….. ya hasta me estoy volviendo criticón de oficio, de repente todo es contagioso.

LuisFP
12.04.07

G.Ruiz dijo...

una Guatemala salvaje, si es cierto nuestro Gobierno ya no es lo que deberia ser, los sectores sociales se han empecinado en mantener el status quo y mientras tanto Guatemala se hunde entre lo que nuestra desesperacion nos impulsa hacer, Somos victimas de nosotros mismos de nuestra ignorancia de nuestra falta de sentido comun.
CAMBIEMOS GUATE

Juan dijo...

Y que esperanza da el sistema Judicial?
Si solo el pobre es condenado porque no ajusta para la mordida que los Burocratas agarran...El pueblo esta cansado desde hace años, con el concierto democratico se logro distraer esa desesperanza de manera magica y demagogica...
Los linchamientos son muestra de lo harto que esta la 'Guatemala Rural' una sicosis colectiva (aunque les suene Barbaro), y lo peor es que la situacion sigue peor o empeorando...
Para fortalecer la 'democracia' hay inmediatamente que fortalecer la efectividad del sistema Judicial... O sino hasta los Jueces seran incinerados por masas hartas del gueveo y ciegas por el dolor...

Ana dijo...

Ciertamente, podemos estar hartos, pero eso no nos faculta para linchar a nadie.

La cuestión es que no hay seguridad, ni ley (mucho menos justicia) ni gobierno para todos.

Gobernar es llevar paz, justicia, educaciòn, salud --para empezar-- a una comunidad, en este caso, el conjunto de Guatemala.

intj man dijo...

Me entristesco con frecuencia al ver quiénes se alzan diciendo "viva Guatemala y estoy orgulloso de ser chapín", porque cuando les veo, lo hacen en eventos públicos orinando por doquier. Me entristece tanto pensar que aquí tendrían que crecer mis hijos. Concuerdo con que parecemos salvajes... hasta al hacer cola ves a la gente como perros de monte peleando por un lugar. Y si por error avanzás mucho te muestran los dientes.

Pero creo la culpa no reside en el gobierno... si veo que NI ENTRE AMIGOS SE CORRIGEN, les da verguenza, miedo, cobardía.

Ver a un chapín hacer algo terrible despierta caras, pero indiferencia también.

Mónica Lima Quinto M.A. dijo...

Eso solo demuestra que el pueblo enardecido, regresa a sus primitivos orígenes, así desboca todo el dolor y el resentimiento guardado

Quintus dijo...

Hace unos cuantos años se me caía la cara de la vergüenza cuando ví un video donde "estudiantes" de la USAC agarraron a un ladrón y por poco lo matan. Si los ilustrados miembros de la Carolingia dan muestra de semejante salvajismo (e.g. bautizos,linchamientos, etc), no es justo esperar más de los ilustres vecinos de Santa Cruz del Quiché.
De paso, la criminalidad es nada más un síntoma de la enfermedad. Los invito a criticar las causas, no los efectos...
Saludos

Goathemala dijo...

Esos linchamientos dan la vuelta al mundo y degradan la imagen del país.

Algunos "avezados" periodistas rubrican que los linchamientos existen desde los tiempos mayas y que esa hábito no se ha perdido. Gracias a Apocalypto podrán perdurar en el absurdo.

En realidad son indicadores de:
1.- Inexistencia de mecanismos judiciales.
2.- Corrupción generalizada en los cuerpos de seguridad del Estado.
3.- Dejadez de los gobernantes locales que pueden impedir y facilitar la identidad de los agresores.
4.- Endeblez del Estado mismo que no emplea o emplea mal el monopolio de la violencia.
5.- Los medios de comunicación no ayudan a dar a conocer que esas personas linchadas son inocentes, porque nada más que un tribunal puede considerarles culpables y nunca han sido juzgados.

Saludos.