domingo, abril 13, 2008

Los tratados y el hambre

No estaban equivocados quienes se opusieron a la firma del TLC con el imperio. Mariano Rayo, siempre tan diligente en la defensa de los intereses económicos --no de los guatemaltecos por cierto-- cabildeó a diestra y siniestra en pro de que pusiéramos la cabeza bajo la guillotina. El señor Berger se cercioró de que ‘hubiéremos’ firmado la dichosa venta del país. Los consumidores, felices porque ahora pueden comprar como en Miami.

Recomiendo que, ahora que Haití, la gente de Haití, grita por las calles que tiene hambre, recordemos cómo es que ha desaparecido el arroz haitiano de la superficie de la tierra:

En aquella tierra entrañable por su gente y su paisaje, los haitianos cultivaban el arroz local. Merced a un tratado de esos que le abren la puerta de par en par a EEUU o a cualquier otro colonialista, el imperio comenzó a vender a menor precio el arroz cultivado en EEUU, subsidiado, por supuesto. Eso, en buen lenguaje económico se llama dumping, y sirvió para matar el cultivo del cereal nativo, e instantáneamente dejó a una inmensa cantidad de agricultores sin trabajo.

El dumping tiene la particularidad de que se inicia con precios bajísimos, desplazando la producción local, y cuando la ha matado, los precios suben. Si a eso le agregamos que, merced a los altos precios del petróleo, todos los alimentos han subido en forma extraordinaria en todo el mundo, no nos extrañe que los haitianos griten al mundo el hambre que sufren.

8 comentarios:

vestir la sombra dijo...

¡Regresaste mi poeta periodista amiga única!

Ya estoy feliz

b.

vestir la sombra dijo...

¡Regresaste mi poeta periodista amiga única!

Ya estoy feliz

b.

EL ENMASCARADO dijo...

Haiti tiene que ser una obligacion de la COMUNIDAD INTERNACIONAL para sentar una base solida que le permita a los Haitianos mismos solucionar su propia vaina, es necesario el DESARME y LA COOPERACION Humanitaria INMEDIATA y coordinada (MEDICINA, ROPA Y ALIMENTOS)la supervision permanente y solidaria...

Etanol, es una falacia que encarecera el precio de los granos de autoconsumo y nos hace dependientes aun mas de la sobreproduccion de especies geneticamente modificadas y el LIBRE COMERCIO favorece a las neoplataneras y sus parasitos, el estado en vez de defender los intereses de Mineros, terratenientes y dos belgas jugando a boys scouts en rio dulce deberia fajarse los calzones.
El los Estados Unidos la gente pobre se muere de enfermedades heredadas del consumo de sus productos de bajisima calidad y llenos de venenos, si eso cree la gente que es desarrollo, vamos a terminar pagando diez veces mas por productos ORGANICOS, que hemos comidos desde antes que viniera Tonatiu y ahora son privilegio de acomodados.
Excelente leerla Anna, saludos del Norte.

EDS dijo...

Es una lástima que ahora se tenga que decir que ya se sabía que esto iba a pasar.

Lamentablemente nunca se hizo acá una consulta popular paral el TLC, sino que el pequeño grupo dominante tomó una decisión que afectará a la mayoría.

saludos doña Ana.

Na Periferia do Império dijo...

Olá Ana...

Un beso e un abrazo desde Brasil.

Anónimo dijo...

Felicidades por tu blog. Te recomiendo el mío, titulado El Chischil (http://el-chischil.blogspot.com). Espero que también te guste. Un saludo. JL.-

Oscar Recinos dijo...

Saludos desde Chiquimula Ana, me gusta la sensibilidad humana con la que escribes.

Oscar Recinos
chapinesdeoriente.blogspot.com

Jorge Mux dijo...

Siempre es un placer leer tu blog, Ana.
Un doloroso placer a veces, porque tus palabras desnudan el enorme sufrimiento que padece América merced a las estrategias de los poderosos, que siempre son las mismas, en todos los lugares, y ellos son siempre los mismos.