miércoles, noviembre 21, 2007

Me hago rica

Los que se empeñan en enriquecerme por medio de correos electrónicos en los que solicitan datos para esquilmarme no solo han crecido en número sino en descaro. Esta mañana he recibido una carta del vicegobernador Ben Uche, de Nigeria, asesor de seguridad del presidente de ese país donde me informa que me enviará, a vuelta de correo, dos cajas conteniendo diez millones de dólares porque aparezco en una lista como una contratista a quien se le debe esa cantidad.

La forma en que se anuncia cómo me va a llegar el dinero --por medio de un embajador que no sabe qué contienen las cajas-- es todo un poema.

Lástima que estos ladrones no se dediquen a la literatura. Guardo todas las cartas en un folder virtual para que mis bisnietos o tataranietos algún día se enteren de los usos que se le daba al correo electrónico en estas épocas.

2 comentarios:

La Filistea dijo...

¡Hey ya reclamaste el dinero! Jajaja eso de las cadenas es cosa seria.

Abrazos Ana, mira antes que se me pase la oportunidad, quiero decirte que me encanta como escribes!.

Ana dijo...

Mi querida Filistea: esta semana ha sido peor. Si lo que ofrecen fuera cierto, a estas alturas ya podría haber comprado un hotel para hospedarme, hasta el fin de los días, con mis amigos.