viernes, febrero 02, 2007

También las armas nucleares

Los reportes sobre el bajón de consumo de energía eléctrica ayer entre las 19:55 y las 20 horas en varios países europeos, como llamado a afrontar la crisis del calentamiento global, son esperanzadores y hablan de la conciencia de sus habitantes.

En realidad son dos las crisis en las que nos hallamos entrampados los seres humanos, el resto de animales y en general toda la vida del planeta. Una es la del ambiente, la otra, causada también por nosotros, es el espectro de las armas nucleares.

Una de las acciones más inteligentes de Ronald Reagan fue ponerse de acuerdo con Mikhail Gorbachov para firmar un acuerdo de desarme nuclear, que comenzó a negociarse en 1985. Después de aquel acuerdo, la atención mundial a ese peligro ha pasado a un segundo plano.

Pero el número de países que poseen armamento nuclear aumenta en la medida en que aumenta el gusto por la guerra entre los dirigentes de diversos lugares del mundo. No tendríamos que olvidar este otro peligro.

Hasta Kissinger --que ya es mucho decir-- se ha pronunciado al respecto en el Washington Post. Y si el artífice de tantas acciones alevosas durante su reinado en la política estadounidense sale públicamente a llamar la atención sobre este asunto, el peligro es serio.

1 comentario:

Tiberio dijo...

Yo creo que el problema del armamento nuclear puede englobarse en otro más amplio, el de la carrera armamentística que ha establecido EEUU en solitario.

Los países más amenazados por la presión militar yankee buscan una forma de igualar las cosas, y tal y como están las cosas, el armamento nuclear parece la única. Los rusos no van a destruir más misiles de los que ya han destruido, sería dejar de tener presencia internacional. Los iraníes es normal que quieran desarrollar su propio arsenal atómico, saben que tras Irak ellos son los siguientes...

La única posibilidad sería que el que más armas atómicas tiene y el que menos las necesita, EEUU, inciara su destrucción. Pero no parece que estén por la labor. Creo que es momento de recordar que los EEUU es el país que más continuamente inflinge el Tratado de no Proliferación Atómica y no su odiado Irán que, hasta donde se sabe, nunca se lo ha saltado por el momento.