viernes, octubre 20, 2006

Viet Nam, finalmente

Finalmente el señor Bush admitió que hay una semejanza entre Viet Nam e Irak. La restringió al aumento de los ataques a los invasores y a la cercanía de unas elecciones en su país, pero podría haber hecho otros paralelismos con igual éxito. Los estadounidenses ven cada vez con mayor recelo –y eso, sujetos al estado de miedo que arteramente diseña el imperio— la llamada guerra contra el terrorismo, y no les gusta que sus jóvenes mueran a cambio de petróleo caro.

La semejanza también reside en la fallida invasión a un país que sabe defenderse, aunque según la revista médica The Lancet, hasta hace poco tiempo había ya 664,965 iraquíes muertos por la guerra. Si los muertos estadounidenses son poco más de 2,700 y sus compatriotas comienzan a experimentar reacciones similares a las que sus abuelos tuvieron hace cuarenta años, imaginemos cómo estarán los iraquíes y cuáles son sus sentimientos hacia el invasor que les ha llegado a montar una guerra civil.

2 comentarios:

Gálvez Suárez dijo...

Mi querida Ana María, he estado pensando mucho en usted, por el asunto de las pastillas, esos comprimidos de esperanza negra... espero de verdad que lo esté logrando, que no se parezca mucho este proceso a estos días húmedos que nos agobian. Y es que entiendo lo que duele, porque aunque nos anestesian cotidianamente, no son capaces de aliviarnos el fuero interno, ese religioso concepto, meollo de todos nuestros asuntos dolorosos y pendientes. Recuerde que ya se acercan el fiambre y luego las galletas. Yo por mi parte tengo puestos los nocturnos de Chopin y eso empeora las cosas, pero se, siempre se, que estamos vivos porque nos da la gana.

Le mando muchos abrazos y sonrisas, y gracias por pasearse regularmente por el blog.

Arnoldo

Anónimo dijo...

Lastimosamente, algunas diferencias privan: VietNam sólo buscaba su autodeterminación e independencia absoluta de los poderes occidentales (empezando con Francia) y no poseía recursos para siquiera intentar extender su dominio sobre Indochina (el gran temor yanqui en ese entonces) e iniciar un dominó mundial a favor del comunismo.

Iraq por su parte, tiene por obra y gracia de Dios (traducido: God, o Allah) recursos naturales preciados en todo el mundo, y los sucesos tienen implicaciones económicas universales. Asimismo, la paciencia de sus vecinos musulmanes ha mermado y como consecuencia, tenemos a unIran decidido a tener la bomba, para recibir el trato que se le ha dado a Corea (temor) y no el que se le dió a Iraq (represión "preventiva").

¿Y dicen que Chávez no debería pedir disculpas a Satanás por compararlo con el hombre más poderoso del mundo?