lunes, octubre 09, 2006

Siempre el Che

Mientras unos conmemoraban la muerte del Che Guevara en La Higuera, ante la presencia de su hija Aleida y los médicos cubanos destacados en Bolivia, otros, los Beneméritos del Ejército Boliviano pertenecientes al período de la Guerrilla de Ñancahuazú, es decir quienes participaron en la persecución y matanza del Che y su gente, fueron homenajeados por el ejército boliviano. Por supuesto, en otra parte

La hija del Che se había asombrado, un par de días antes, ante la presencia de un lustrador, que no los hay en Cuba. Y en el homenaje a su padre, cantó unas canciones y recordó pasajes de su niñez.

Entre los discursos de las fuerzas armadas se dijo que La Higuera es 'la tumba del invasor guerrillero, y se ha convertido en un espacio de monumento nacional que exalta y recoge la valentía y el generoso sacrifico del soldado boliviano'.

A casi 40 años de su ajusticiamiento, la figura del Che continúa levantando toda clase de sentimientos. En algún tiempo critiqué que usaran su fotografía para comercio, pero la foto lo mantiene presente.

6 comentarios:

Lu! dijo...

Es verdad,la foto "comercializada" de el Che lo mantiene presente, mantiene ahora a muchos, mantiene "perteneciendo" a otros en muchas modas más, mantiene tambien presente sus ideales? no lo creo...
talvez suene muy trágico, pero si el Che viviera y notara como es un producto, preferiría talvez estar en donde está hoy..


saluditos Ana María, y gracias por mostrar mi blog a sus alumnos (así me contaron) je, es que en esa clase iria ahora yo.

Ana dijo...

Siempre ando de shute promoviendo a los jóvenes y con usted, a fuerza de leerla constantemente, ya tengo amistad, digo.

Anónimo dijo...

esa fotografía no sólo ocntradice, trivializa y prostituye lo que el Ché procuró, sino a la vez extiende la ironía, porque de los millones de dólares generados con su promoción, ni el fotógrafo ni las "clases populares" han recibido algo.

Pero al menos genera debate, y eso es una alternativa preferible a la confrontación no verbal.

Lu! dijo...

claro que la hay!

gracias

Vanessa dijo...

Hola Ana María. Ya segunda vez que platico con Usted del Ché en la semana. Qué fuera de contexto una celebración que poco tiene que celebrar, como esa ceremonia militar de la cual Usted habla. Y bueno, comercializado o no, el Ché sigue ahí. (Tengo un amigo que tiene su foto sobre el inodoro... y su primogénito se llama Diego Ernesto, en honor a no sé quién y al Ché). La gente se interesa en su figura, su pensamiento y su vida. Nadie sabe para quién trabaja, y de una forma u otra, lo que tanto odió, por lo que perdió la vida, ha sido lo que ahora lo tiene aún vivo. ¿No es eso una muestra que en la vida (y en la muerte) no se es lo que se quiere, si no lo que la locura permite?

Juan Chapin dijo...

Yo pondría la foto de Bush sobre mi inodoro para aunque sea simbolicamente cagarme en el y la del Ché en un altar.