lunes, agosto 14, 2006

La cárcel digital

Porque se producen con una profusión que asusta, esta cárcel digital será publicada eventualmente para comentar los gazapos o faltas de ortografía, sintaxis, dicción, etc., de mis colegas de los medios. Contaré el milagro mas no el santo porque una cosa es la crítica y otra la mala fe. Por de pronto, comienzo con la colega de un noticiero que sólo pasa por cable, que ya me tiene harta cuando habla de la moneda nacional y dice queqzal. Tal vez alguien la hace el favor de decirle como se llama nuestra desvalorizada moneda.

3 comentarios:

Gálvez Suárez dijo...

Favor que usted nos hace, y también a los que dicen pecsi, picza, coptel e icso facto...

Abrazos,

A.

Gálvez Suárez dijo...

Favor que usted nos hace, y también a los que dicen pecsi, picza, coptel e icso facto...

Abrazos,

A.

Gerardo José Sandoval dijo...

A Arnoldo le fascina atormentarnos con multiplicar su presencia. Es un alivio tenerla a usted para desanudar la cuerda del lenguaje en los medios.